Significado de Zafiro

Significado de Zafiro

¿Cuál es la etimología y el origen de Zafiro?

El nombre de Zafiro procede del latín “Sapphirus”, que significa, con el mismo nombre indica, “zafiro”. Es un préstamo de una lengua semítica.

¿Cuál es el significado de Zafiro?

Zafiro, según el sanscrito, se define como “el amado por el planeta Saturno”, siendo el nombre también de una de las piedras preciosas.

Es una de las cuatro gemas más importantes del mundo y de las más hermosas junto al rubí, el diamante y la esmeralda. Se encuentra comúnmente en yacimientos ricos de de rutilo, bauxita y hematita. La composición química es una mezcla de óxidos de aluminio, hierro y titanio, el cual le da su color característico azul. Le corresponde la dureza 9 en la escala de Mohs.

El zafiro pertenece a la misma familia de minerales que el rubí, es decir corindón, siendo la única diferencia una convención de nombre. Se llama rubí a los corindones rojos y zafiro a todos los demás colores de corindón, incluyendo los rosados.

Carácter de Zafiro

Se dice que las personas con este nombre son enérgicas y autoritarias, altivas, independientes y orgullosas que buscan la perfección. Gracias a su gran dinamismo y su capacidad de mando, éstas, son capaces de asumir cualquier tipo de responsabilidad y liderato, por lo que es frecuente verlas en puestos directivos y administrativos. Su carácter apasionado les cuesta más de un disgusto, pues son demasiado extremistas y sus cóleras suelen ser terribles, estando así, en continua depresión. Sin embargo, existe otra faceta muy distinta en su personalidad; cuando no necesitan mostrarse fuertes, pues en su intimidad profunda, son mujeres altruistas y a quien no les importa mucho los valores humanos ni el bienestar de las demás personas. En el terreno amoroso son unas románticas sentimentales, posesivas y egocéntricas, las cuales no dejan escapar al hombre que quiera pasar los días con ellas.

Variantes de Zafiro

Diminutivos

Zafi, Firo

Otras variaciones

Safiro

Esta entrada fue publicada en MUJER, Uncategorized, Z. Guarda el enlace permanente.