Significado de Zeus

Significado de Zeus

¿Cuál es la etimología y el origen de Zeus?

El nombre de Zeus debe su origen a la mitología griego, siendo este el más poderoso de los dioses, el padre de los demás dioses. El significado de este nombre es “vivir”.

¿Cuál es el significado de Zeus?

Zeus, en la mitología griega (Júpiter en la romana), es el padre de los dioses y de los hombres. Éste, gobernaba a los otros dioses desde el Olimpo, siendo el “Rey de los dioses”, supervisando todo el universo. Era el dios del cielo y del trueno, y el amante de numerosas divinidades como Hera, Electra o Gea. Hijo de Crono y Rea, era el más joven de sus descendientes. En la mayoría de las tradiciones aparece casado con Hera (su hermana) aunque en el oráculo de Dódona su esposa era Dione, con quien según la “Ilíada” fue padre de Afrodita. Zeus es conocido por sus numerosas aventuras y amantes, fruto de las cuales fueron muchas deidades y héroes, incluyendo Atenea, Apolo y Artemisa, Hermes, Perséfone, Dioniso, Perseo, Heracles, Helena, Minos y las Musas.

Carácter de Zeus

Se dice que las personas con este nombre son solidarias, comunicativas, sociables, ágiles, estudiosas, curiosas e inquietas. Además, gracias a su poderosa creatividad, poseen un espíritu de líder y de innovación. No obstante, existe una contradicción interna en su personalidad, ya que como hemos dicho antes, por una parte son hombres que se muestran activos, dinámicos, alegres y comunicativos, pero por otra parte son cerebrales, algo pesimistas e inclinados a hacerse preguntas sobre el sentido de la vida. No obstante, gracias a su comprensión, su espíritu vivo y analítico, se inclinan por el estudio, la comunicación y la creatividad, decidiéndose siempre por la acción y la autonomía, además de la libertad. En el terreno sentimental son hombres que suelen tener éxito, pues son encantadores, sensuales y les gusta disfrutar de los pequeños placeres de la vida. No obstante, se sienten incomprendidos ya que, debido a su dualidad interior les cuesta expresar sus sentimientos.

Esta entrada fue publicada en HOMBRE, Uncategorized, Z. Guarda el enlace permanente.