Significado de Pelayo

Significado de Pelayo

¿Cuál es la etimología y el origen de Pelayo?

El nombre de Pelayo deriva del griego “pelagos”, que significa “mar profundo”.

¿Cuál es el significado de Pelayo?

San Pelayo, mártir nacido en Zamora hacia el año 911, consiguió la primera victoria de la reconquista de España contra los moros en Covadonga. Pelayo, fue llevado a Córdoba el año 920 después de la batalla de Valdejunquera, donde permaneció como rehén en lugar de su tío el obispo de Tuy San Hermogio y matado por el califa Abderramán III. Así, murió en Córdoba el 26 de junio del año 925, siendo mutilado horriblemente y arrojado al río Guadalquivir. No obstante, los cristianos lo recogieron, sepultándolo en la iglesia de San Ginés, menos la cabeza, que inhumaron en la iglesia de San Cipriano. En el año 967, estas reliquias fueron trasladadas a León, y de allí a Oviedo.

Carácter de Pelayo

Se dice que las personas con este nombre son reflexivas, comprensivas y cabezotas cuando se proponen alguna cosa en sus vidas. De esta forma, se caracterizan como hombres francos, leales, trabajadores, conciliadores y siempre dispuestos a cooperar en lo que haga falta. Aunque no lo parecen, son sensibles y emotivos, lo que intentan ocultar bajo una apariencia ruda y quizás algo autoritarias y distantes. Muy curiosos y comunicativos, todo les interesa y a pesar de ser bastante reservados y secretos sobre su intimidad, siempre están dispuestos a compartir ideas y conocimientos, también son ambiciosos y buscan triunfar, para lo cual se apoyan mucho en su habitual manual, su facilidad de expresión y su sentido de los negocios, en los cuales no dudan en asociarse cuando lo creen conveniente. En el terreno sentimental son francos y directos, muy amantes del matrimonio y de la vida familiar.

Santoral de Pelayo

26 de junio, San Pelayo

Variantes de Pelayo

Diminutivos

Layo

Otras variaciones

Pelagio

Variaciones en otros idiomas

Catalán: Pelai, Pellai / Gallego: Paio, Pelaxio / Italiano: Pelagio

Esta entrada fue publicada en HOMBRE, P, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.